El programa ¿Y quién no?

El programa ¿Y quién no? nació en 2013 como respuesta a muchos interrogantes que Lorena de Simón, psiquiatra, se hacía con respecto a la integración social y al estigma de las personas afectadas de enfermedad mental.

En la primera fase del programa, cuyas intervenciones se programaron para el curso 2013-2014, participaron un total de 576 estudiantes de 3º de Educación Secundaria de Navarra.

Al tratarse de un programa totalmente innovador en España, se articuló en forma de tesis doctoral tutelada por la Universidad Autónoma de Madrid y dirigida por los doctores en psiquiatría Elena Ezquiaga Terrazas y Agustín Madoz Gúrpide.

El objetivo del proyecto de investigación era diseñar y evaluar una intervención piloto de sensibilización frente al estigma asociado a la enfermedad mental, dirigida a población adolescente y basada en la combinación de la estrategia educativa y del contacto directo con personas diagnosticadas de enfermedad mental. Se midió la respuesta de los participantes antes de la intervención, inmediatamente después de la misma y al cabo de 6 meses.

Unknown-2.jpeg

De la misma manera, se conformaron diversos grupos de control que actuaron como comparativa frente a las respuestas de los grupos intervenidos. Al ser prioritario para el proyecto dar formación a la mayor población posible, se realizó la intervención a todos los grupos de control una vez finalizada la medición.

El programa es novedoso a nivel estatal, tanto en la forma como en el alcance poblacional, aunque también tiene en cuenta otras iniciativas, como la del Grupo de Sensibilización sobre Salud Mental de Andalucía –con el programa Lo Hablamos -, británicas –Time to Change– o alemanas –Crazy? So what!-.

 

La intervención

La intervención consta de dos sesiones en las que se emplean diferentes estrategias, herramientas y materiales. Ambas sesiones se realizan en el horario de tutoría reservado habitualmente en el programa de Secundaria y con una semana entre ellas.

La primera sesión tiene una orientación educativa, interactiva y experiencial. Se procura que los participantes se impliquen a nivel cognitivo, emocional y conductual. A ella acuden Lorena y una o dos personas afectadas con enfermedad mental, pero no se identifican sus roles. El peso de la sesión se reparte por igual entre los ponentes, quienes dan su nombre sin ofrecer otro tipo de datos personales ni laborales. Se trata de una sesión muy dinámica, donde se induce a los participantes a que manifiesten todos los estereotipos socialmente más extendidos sobre la enfermedad mental: peligrosidad, incapacidad, contagio, autonomía, recuperación, etc., y se contrastan con información fidedigna.

Unknown-1

La segunda sesión se inicia con la proyección de un vídeo, realizado por David Testal, en el que se muestra el día a día de estas personas, acompañándolo de emociones y sensaciones que ilustran los síntomas de su enfermedad. La gran sorpresa es que una o dos de las personas que les impartió la primera sesión padece un trastorno mental. A continuación, los ponentes exponen su experiencia con la enfermedad, cuándo empezaron con los primeros síntomas, cuál fue su reacción al recibir el diagnóstico, cómo reacciona su entorno al comunicarlo, si lo pueden decir en su ámbito laboral, etc. Se hace referencia a todas las informaciones que se manejaron en la primera sesión y se vuelven a lanzar las mismas preguntas, invitando a la reflexión sobre los valores que empapan nuestro sistema de creencias.

 

Los resultados

El estudio piloto sirvió para manifestar mejoras en la manera de ver los estereotipos de culpabilidad y peligrosidad, para disminuir los prejuicios de ira y de de pena y para incrementar la disposición de los participantes a ayudar.

El contacto directo con personas con enfermedad mental interesa a los adolescentes. El equipo recibió solicitudes de ayuda por parte de los estudiantes, que manifestaban “no querer hablar ni con psicólogos ni con psiquiatras, pero sí con vosotros”. De esta manera, uno de los objetivos adicionales del programa, la prevención, se alcanzó de manera natural.

 

Segunda fase: consolidación

headertwitter

Durante el curso 2016-2017 se ha intervenido en otros institutos de enseñanza secundaria de Navarra, dando cabida a más de 1.150 estudiantes. En esta ocasión, el rango de cursos en los que se ha intervenido va desde 3º de ESO hasta 2º de Bachillerato.

En el ámbito universitario, se ha intervenido por segundo año consecutivo en la Universidad de Navarra, dentro del curso Capacitarse para entender la discapacidad, ampliando el alcance del programa en más de 400 estudiantes por edición.

En esta fase, ¿Y quién no? ha sido financiado por CaixaBank-Fundación Caja Navarra en un 83%, por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra en un 12% y por Zabala Innovation Consulting en el 5% restante.

Se ha formado a más personas diagnosticadas con trastorno mental, ampliándose el equipo de intervenciones a diez. Este grupo se caracteriza por la diversidad de diagnósticos, perfiles evolutivos, género y edad, aunque comparten una realidad común: todos ellos transmiten el mensaje de recuperación y empoderamiento. La pluralidad de dichos perfiles permite testar en el aula la influencia de diferentes factores en la eficacia del programa, aspecto que confiere riqueza al análisis.

Paralelamente se está trabajando en una Guía Docente orientada a profesores, como parte del proyecto de formación a los mismos y con la intención de dotarles de herramientas para que consoliden el programa en el aula. Este material se ha adaptado a su vez del de la campaña británica Time to Change, cedente de la autorización de traducción y adaptación.

Además, se elaborará una Guía Didáctica Breve como parte de un proyecto teatral dirigido a estudiantes, producido por Acrónica Producciones, participando en la en la elaboración del texto y en la interpretación por miembros del equipo Los Perro Verde.

2013-10-30-10-52-10.jpg

Próximos pasos

Las bases del proyecto ¿Y quién no? están suponiendo un cambio de paradigma para la prevención de la enfermedad mental, la concienciación, la erradicación del estigma y del autoestigma, la relación entre médico y paciente y el empoderamiento de las personas diagnosticadas.

Entre julio y diciembre de 2017 está prevista la publicación de los resultados de la medición cuantitativa y la realización de los programas de formación al profesorado, así como las sesiones a los alumnos de Educación Secundaria correspondientes al primer trimestre del curso 2017-2018.