EPSZ batek zertarako balio du?

Hombre que levanta los hombros en señal de interrogación
Gizon batek EPSZ batek zertarako balio duen galdetzen du. Gehiago da, ez daki dena.

16 pertsonaz osatutako talde bat gara eta egunero Elizondoko Benito Menni Zentruan dagoen EPSZra (Errehabilitazio Psikosozialeko Zentrura) joaten gara. Idatzi honen bitartez, gure esperientziaren berri ematea gustatuko litzaiguke, eritasun mentala diagnostikatu diguten pertsona bezala.

Jarraian, EPSZren laguntzarik ez genuenean izandako bizipen eta sentsazioak bildu ditugu “ingresoz ingreso ibiltzen nintzen ona etorri arte”, “egunak eta gauak ohean pasatzen nituen eta bazkaltzeko bakarrik jeikitzen nintzen”, “ez nintzen etxetik ateratzen, beti bakarrik nengoen”, “psikiatrak medikazioa hartzeko esaten ninduen eta nik ez nuen hartzen”, “beti triste eta deprimituta nengoen”, “ez nuen eritasuna onartzen eta lo egitea bakarrik pentsatzen nuen”, “nere buruaz beste egiteko ideia obsesiboak nituen”, “lan egin nahi nuen baño ezin nuen”, “lanetik bota ninduten hainbat alditan berandu iristeagatik”, “aluzinazioak nituen eta ez nuen tratamendua hartzen”, “egun guztia etxea garbitzen pasatzen nuen eta ez nuen arrainik jaten nere obsesioen ondorioz”.

Eskizofrenia, desoreka bipolarra, obsesivo-konpultsiboa edo beste edozein diagnostiko izanda ere, egiaztatu dugu, daramagun bizimoduarekin konten gaudela eta helburu ezberdinak lortzeko gai izan garela gure esfortzuari, familiari, Burlatako osasun mentaleko zentru eta EPSZri esker.

Gaur egun, gure sentsazioak eta bizipenak oso ezberdinak dira “gogoz eta motibatuta esnatzen naiz eta horrek dutxatzera, nere burua zaintzera eta EPSZra etortzea laguntzen dit”, “hemen, beste gauza aunitzen artean, josten aritzen gara edo txakurrak paseatzera ateratzen ditugu eta horrek ongi sentiarazten nau”, “nire eritasuna onartu dut eta deskonpentsazioa baino lehen agertzen diren lehenbiziko sintomak identifikatzeko gai naiz” “gehiago ateratzen naiz etxetik” “nire ekintzen erantzunkizunak onartzeko gai naiz”, “orain, lehen egiten ez nituen gauzak egiteko gai naiz eta hori dela eta hobekiago sentitzen naiz”, “nere buruaz beste egiteko ideia obsesiboak desagertu zaizkit”, “lehen triste nengoen eta orain ez”, “ongi heldu zait ona etortzea hemen paseoak egiten bait ditugu”, “orain nere inguruko jendearekin gehiago erlazionatzen naiz”, “gaur egun arraina jaten dut eta mania eta obsesio gutiago dauzkat”, “autonomía gehiago daukat eta nire pisuan bakarrik bizitzeko gai naiz”, “talde baten kide naiz eta horri esker beraiekin elkartzen naiz asteburuetan edo oporretan zerbait hartzeko edo zerbait egiteko”, “babestutako lan bat lortzeko aukera izan nuen eta gaur egun bertan jarraitzen dut”, “Zentruko lorezainarekin lan egiteko aukera eman didate eta pozik daude egindako lanarekin”, “autonomoagoa naiz nere tratamendua prestatu eta hartzeko, baita etxean laguntzeko ere, adibidez, mahaia jartzen eta kentzen, osasun etxean edo ileapaindegian zitak bakarrik hartzeko ere gai naiz, etxeko gauzak egiteko ere, erosketak egiteko, sukaldatzeko, garbigailua jartzeko, tramite ekonomikoak bankuetxean egiteko, autobusa hartzeko, etab.

Gu bezalako egoeran aurkitzen diren pertsonei, ondorio bezala erran nahi diegu, beraien sentimenduak eta sentsazioak inguratzen dieten pertsonekin partekateko,  profesionaletan laguntza eskatzeko eta beraien ametsak lortzen saiatzea, posible baita.

Para qué sirve un CRPS

Hombre que levanta los hombros en señal de interrogación
Un hombre se pregunta para qué sirve un CRPS. Es más, no sabe lo que es.

Somos un grupo de dieciséis personas que acudimos diariamente al CRPS (Centro de Rehabilitación Psicosocial) del Centro Benito Menni de Elizondo. A través de este escrito, nos gustaría poder contaros nuestra experiencia como personas diagnosticadas de una enfermedad mental.

A continuación, recogemos las vivencias y sensaciones nuestras de cuando no contábamos con el apoyo del CRPS “andaba de ingreso en ingreso hasta venir aquí”, “pasaba la noche y el día en la cama y sólo me levantaba para comer”, “no salía de casa, estaba aislada.”, “el psiquiatra me mandaba pastillas y no me las tomaba”, “estaba siempre triste y deprimida”, “no asumía la enfermedad y solamente quería dormir”, “tenía continuamente ideas obsesivas de suicidio”, “quería trabaja, pero no podía”, “me despidieron del trabajo por no ser puntual varias veces”, “tenía alucinaciones y no tomaba la medicación”, “me pasaba el día limpiando la casa y no comía pescado por mis obsesiones”.

Hemos comprobado que, a pesar de estar diagnosticados de una esquizofrenia, un trastorno bipolar, un trastorno obsesivo-compulsivo u otro tipo de diagnóstico, estamos contentos de la vida que llevamos y de lo que hemos sido capaces de alcanzar gracias a nuestro esfuerzo, apoyo de la familia y al dispositivo.

Actualmente nuestras sensaciones y vivencias son muy distintas “me despierto ilusionada y motivada y eso me ayuda a ducharme y arreglarme para venir  al CRPS”, “vengo contenta por las cosas que se hacen aquí, como hacer costura o sacar a pasear a los galgos (mascotas que tenemos en el Centro)”, “salgo de casa y me siento acompañada”, “ya he aceptado mi enfermedad y soy capaz de identificar los pródromos”, “me aíslo menos”, “soy capaz de asumir mis responsabilidades”, “hago cosas que antes no hacía y por eso me encuentro mejor”, “se me han quitado las ideas obsesivas de suicidio”, “antes estaba triste y ahora no lo estoy”, “me viene bien venir aquí por los paseos que hacemos”, “ahora me relaciono más con la gente de mi entorno”, “ya como pescado y tengo menos manías y obsesiones”, “tengo más autonomía y soy capaz de vivir solo en mi piso”, “he tenido la oportunidad de formar parte de un grupo con el que me junto los fines de semana o durante las vacaciones para tomar o hacer algo”, “fui capaz de conseguir un trabajo protegido y a día de hoy lo mantengo”,  “me han dado la oportunidad de poder trabajar con el jardinero del Centro y están contentos con cómo lo hago”, “soy mucho más autónomo para la preparación y toma de la medicación, para colaborar en casa y poner y quitar la mesa, soy capaz de pedir citas en la peluquería o en el Centro de Salud, para hacer las tareas de la casa, hacer la compra, para cocinar, poner la lavadora, hacer trámites económicos en el banco, uso de los servicios comunitarios, coger al autobús”, etc.

En conclusión, a través de nuestras experiencias nos gustaría poder decir a aquellas personas que se encuentran en la misma situación que compartan sus sentimientos y sensaciones con la gente que les rodea, que se apoyen en los profesionales y luchen por alcanzar sus sueños.

Lo que siento está bien sentido

Como dirían ahora, fui educada en algo así como la “excelencia”, la impecabilidad en el hacer y en el pensar, el sentir solía verse a mi alrededor como un error, y yo solo hacía que errar. Dedicaba mi esfuerzo en sentir menos o al menos en sentir “bien”, de la forma correcta, excelente, beneficiosa para todos. Hasta que un día entendí que lo que siento en cada momento está bien sentido, que no hay emociones buenas ni malas, si no que cada una cumple su función.

Aprendí que cuando escucho lo que siento y me doy el permiso para sentirlo, dando espacio a ese sentimiento para ser expresado, las cosas empiezan a tener sentido y rápidamente encuentro el camino. La emoción sentida me guía en el siguiente paso y aceptar lo que hay me ayuda a transitarlo. Permito que lo que es, sea, y me dejo tranquila…, sin juzgarme. Y en ese entrenamiento ando… acompañándome y acompañando a otros a descifrar el sabio lenguaje de sus emociones.

Carmen Vila Perales
www.tuceiba.es

La vida sin máscaras

Esta carta fue publicada en Diario de Navarra el 14 de octubre de 2017. Su autora, Adela, nos la hace llegar para que la difundamos.

Buenos días.

Escribo desde el Centro de día del Benito Menni de Elizondo, llamado Centro de Rehabilitación Psico Social (CRPS). Es un maravilloso lugar para las personas con conflictos psíquicos, enfermedades de las cuales se busca la aceptación. Dado que sufrimos la estigmatización, la sociedad nos niega, no nos da trabajo; y si lo tenemos nos despiden. No nos tienen en cuenta o nos tienen miedo porque nosotros estamos con una enfermedad mental.

Yo tengo estupendos compañeros, con mucha cultura, gente que lucha día a día para salir adelante, tratando de controlar nuestra enfermedad. Pero somos madres y padres que después de pasar el día en el Centro, nos vamos a casa a cuidar a nuestros hijos y sostener la propia familia, porque esta cruel enfermedad hace que muchas veces se rompa. Muchas veces nos abandona la pareja, o está muy cansada de nosotros. Sí, la familia se cansa de nosotros y vamos a parar a una Residencia.

Aquí en el Benito Menni somos cuidados y tratados con mucho cariño por el personal siquiátrico. En cambio, la sociedad nos margina, nos insultan por la calle, nos tratan mal, se burlan de nosotros. Todos los días leemos el periódico y encontramos noticias de asesinatos cometidos por enfermos mentales. Así nos ponen el maldito cartel de “enfermo siquiátrico”. Sin siquiera estudiar el caso, nos colocan ese cartel que cada uno llevamos puesto y tanto dolor nos causa.

Yo le diría a la sociedad: no a la marginación; que, por favor, nos apoye, que queremos salir adelante, y piensen que a cualquier edad y cualquier persona pueden pasar por lo mismo que nosotros. Les diría también: ayúdennos. Por eso les digo en el día mundial de la salud mental, el 10 de octubre, el lema: “Trabajar sin máscaras, emplear sin barreras”.

Adela Zozaya

Mi ocupa interior

Cuando nos sentimos mal psicológicamente hay algo que ocupa nuestro interior y que sobra. No nos deja vivir en paz, nos tiene atenazados para no poder pensar libremente, para desquiciarnos y perder nuestra quietud y tranquilidad.

En estas situaciones tenemos que utilizar todas nuestras fuerzas para que  el ocupa no esté a gusto dentro de nosotros. Nuestro interior es nuestro y únicamente mandamos nosotros.

Hay alguien que hace al ocupa ser inferior, hacerse  más pequeño, incluso desaparecer.

Ese alguien es lo actual, lo que estamos haciendo en el momento.

Puede ser  desde la cosa más sencilla, como ver un cuadro, caminar por un parque, conversar con un amigo, trabajar en algo que nos gusta, disfrutar de la paz y seguridad de nuestro hogar leyendo o viendo la caja tonta.

No nos olvidemos nunca de lo actual.

No vale ni pasado ni futuro, existe lo actual.

M.C., J., I.

De Días Mundiales y otras cosas

Hoy, día mundial de la salud mental, se va a hablar mucho de… eso, de salud mental. Datos, campañas, novedades e incluso concursos. Tooodos hablando de salud mental. Pero también sabemos que si hay un día mundial es porque nadie le hace mucho caso a aquello objeto del día mundial de marras… you know what I mean.

Y lo que es importante pero no se le hace caso nunca, acaba, tarde o temprano, llamando la atención hasta que alguien lo hace. El que no llora no mama. Aquí y en Pekín.

Así que, aunque nos empeñemos en negar la mayor, la salud mental -algo que todos tenemos-, si no le prestamos la debida atención, puede acabar dando la tabarra en el momento menos oportuno, cual niño berreando mientras intentamos ver el último capítulo de Juego de Tronos.

A mí me pasó con 34 años. No me lo creía. Ni quería tener eso. Le dije a mi psiquiatra que era mentira. Durante años. ¿Cómo iba a querer yo algo que había creído tan malo? Y seguí negando la evidencia hasta que, por insistencia, mi enfermedad me ayudó a ver que no se trataba de luchar, sino de rendirse. Como el que se zambulle en la ola y ésta pasa por encima. No de un rendirse de claudicar, un rendirse de dejar de resistirse. Y ahí empezó mi recuperación.

Si tuviéramos la oportunidad de hablar, de expresar, de dar datos sobre la salud mental, datos de primera mano, reales, fidedignos, no filtrados por la ignorancia o el miedo, otro gallo cantaría. El gallo que anuncia el amanecer.

Si yo o mi entorno hubiéramos sabido… me hubiera ahorrado muchas, muchas lágrimas. Que, de verdad, por mucho que necesitara sacar, no valían la pena.

Cristina García-Aguayo
@cg_aguayo

10.10.17

 

 

 

 

 

Yo también soy perro verde

No hay un día que no tenga disgustos y decepciones pero por eso sonrío. 
Tengo días grises y apagados pero me consuelo con los días que me da el aire del campo. Disfruto del olor de la naturaleza y del color de las flores. 
Me conformo con intentar vivir el día a día y por ello disfruto de las pequeñas cosas.
 
Mari Carmen De Miguel