Barreras que hay que saltar

Barreras para que las mujeres con enfermedad mental salgan de la violencia

Existen barreras tanto internas, es decir, de la propia mujer (si bien estas creencias y sentimientos tienen sin duda un origen social), como externas, es decir, sociales, que dificultan la salida de la violencia. Es preciso trabajar en su eliminación para acompañar a las mujeres que enfrentan situaciones de violencia.

Barreras internas

  • La culpa y la vergüenza que viven las víctimas, que les dificultan verbalizar su situación.
  • La minimización o la justificación del comportamiento del agresor por parte de la mujer.

Barreras externas:

  • La falta de credibilidad que se concede al relato de las víctimas cuando verbalizan una situación de violencia.
  • El juicio que reciben cuando verbalizan una situación de violencia, ya que se tiende a culpabilizarlas de la violencia que sufren.
  • El miedo de las y los profesionales que les atienden a abordar esta temática, motivado en ocasiones por el mito -totalmente infundado- de que preguntar a la mujer puede provocar que se descompense.
  • El miedo de las y los profesionales a no saber cómo actuar.
  • El miedo a ofender a la mujer si se le pregunta:

— Este miedo es absolutamente infundado. En una investigación que se está llevando a cabo en la Comunidad de Madrid, se pone de manifiesto que el 95% de las mujeres no han sido nunca preguntadas en el ámbito sanitario cómo es la relación con su pareja u otras cuestiones que permitan indagar en la existencia de violencia. El mismo trabajo ha identificado que el 98% de las mujeres cree que sería recomendable que las y los profesionales sanitarios exploren esta circunstancia.

Información y datos de la Guía investigación sobre violencia contra las mujeres con enfermedad mental, 2017, editada por Fedeafes.