Querida mamá: de ti aprendí

Ahora te puedo decir sin llorar que tus golpes no me hicieron mas fuerte… sólo aprendí a vivir con dolor.
Que tus palabras de desprecio me las creí, y aprendí a ser así.
Aprendí a vivir con tu ausencia… con tu falta de cariño.
Aprendí a creer que el amor era eso.
Y me enamoré de alguien como tú.
Él me amaba igual que tú, mamá…
Pero ya salí, ya estoy bien. ABRÍ LOS OJOS.

Y ahora… , ¿quieres un abrazo, mamá? Ya verás… Merece la pena.

Ana Echegaray

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s